De ángeles nocturnos, a ‘salvadores’ a tiempo completo

Cola de personas aguardando para recibir el almuerzo.

Hace más de cuatro años, un grupo de voluntarios se disponía a salir todas las noches por las calles de Málaga en busca de personas sin techo para ofrecerles una cena caliente. Era una forma humilde, un granito de arena para ayudar en un momento en el que la larga crisis económica no había mostrado su cara más dura. Pero se convirtió en el germen, en los inicios de lo que hoy es el proyecto ‘Los Ángeles Nocturnos de Málaga’, una suerte de comedor social a través del cual se sirven más de 2.000 raciones de comida todos los días del año.

“Son maravillosos; yo sólo puedo dar las gracias porque me han sacado de una cosa muy grande y de muchos apuros”. Son las palabras de Ángel Luis Díez, de 76 años, después de recibir su ración de macarrones y su caldo caliente. Era el primero de una cola de más de 30 personas que se arremolinan junto al ya conocido puesto de los ‘ángeles’ entre el Hotel Ibis y la Iglesia de Santo Domingo, a orillas del río Guadalmedina en la ciudad.

Son maravillosos; yo sólo puedo dar las gracias porque me han sacado de una cosa muy grande y de muchos apuros

Ángel Luis es sólo una de las muchas historias que esconden los rostros de quienes, de forma silenciosa, guardan su turno para poder echarse a la boca un plato de comida caliente. Historias que son la simple consecuencia de una situación económica dramática que se resume en un dato demoledor de un reciente estudio sobre la distribución de la renta elaborado por la Universidad de Málaga: 22 de cada 100 malagueños vive por debajo del umbral de la dignidad, de la pobreza. Es decir, personas que deben hacer cábalas para llegar a fin de menos con algo más de 600 euros.

Esas dificultades económicas han sido las que han obligado a cambiar los planes de este grupo de voluntarios en los últimos años. Antonio Meléndez, responsable del colectivo, recuerda que hace más de cuatro años comenzaron ofreciendo cenas. Las penurias de las familias hicieron que se llegaran a alcanzar las 500 raciones por noche, lo que hizo cambiar los planes y ampliar su acción a todo el día.

Un gran equipo detrás

Hoy, cuatro años después, ofrecen más de 2.000 raciones de comida al día. Ocho cocineros se van turnando a lo largo de la semana, gracias a lo cual se ofrecen: 300 desayunos, 1.500 raciones de almuerzo y unas 500 cenas. La única condición es que no se piden papeles a nadie, aunque sí se controlen las cantidades y raciones que se dispensan.

Para cubrir este ya importante servicio no sólo es necesaria la solidaridad de vecinos a título particular, con sus alimentos o sus donaciones, ni los acuerdos con pequeños y medianos comercios de la ciudad para recibir aportaciones. Es imprescindible un equipo humano que lo respalde. Son unos 200 los voluntarios que, en mayor o menor medida, colaboran para llevar adelante esta iniciativa social.

Una de ellas es Mari Paz Melgarejo, quien cumple un año trabajando casi a diario con el colectivo. “Es una oportunidad magnífica poder estar aquí y formar parte de esta labor”, explica con orgullo, mientras se prepara para ofrecer los almuerzos a los que ya se disponen en la cola. Para ella, el esfuerzo que supone estar ahí a diario compensa mucho con lo que ofrecen. “Es mucho más lo que te ofrecen los que acuden aquí, esa sonrisa, ese gesto de agradecimiento… las gracias las tenemos que dar nosotros”, explica.

Una Navidad muy especial

Y por si fuera poco, el colectivo prepara una Nochebuena muy especial. Al igual que hicieran el año pasado, ultiman una campaña con la que piden la colaboración de los malagueños para comprar menús a 6 euros formados por un medio pollo y una tortilla de patatas para esa noche. La intención es ofrecer un total de 2.000 raciones de cada uno de ellos.

Será en una Nochebuena muy especial en la que estarán presentes muchos de esos ‘ángeles’ que arriman el hombro a lo largo del año. Unos ángeles que ya no son tan nocturnos y que han pasado a ser los ‘salvadores’ a tiempo completo para cientos de familias del centro de Málaga.

Sobre el autor

Redactor

Periodista. De origen jienense, pero con vida malagueña. El optimismo, mi mejor arma.

Número de entradas : 98

Comentarios (2)

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior