Comerciantes de la calle Granada ‘tiemblan’ con las obras

  • Coincidirán con la construcción de la promoción de VPO del Ayuntamiento
  • Los vecinos recuerdan lo ocurrido en calle Beatas
Las obras en calle Granada comenzarán próximamente. / T.M.

Las obras en calle Granada comenzarán próximamente. / T.M.

Restan apenas unos días para dar por finalizadas las fiestas navideñas y los comerciantes de la calle Granada ‘tiemblan’. La sombra de las máquinas para la remodelación acecha y la inquietud crece irremediablemente. Los posibles efectos de las obras de remodelación en sus negocios y la coincidencia con el final de la promoción de VPO del Ayuntamiento, que puede suponer una paralización o destrozos en el pavimento, son los dos causas del miedo. Algunos reclaman que se pospongan los trabajos hasta que no se concluyan los de los edificios de esta zona alta. Mientras el debate está ahí, denuncian que siguen esperando información directa por parte de las administraciones.

A mediados del pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento adjudicó la obra de remodelación por un importe de algo más de 600.000 euros. El plazo de ejecución para este proyecto (ver pdf) es de seis meses y el objetivo es actuar en el tramo entre el torreón mudéjar y la Plaza de la Merced, que se quedó al margen de la renovación llevada a cabo hace unos años. La imagen será similar al resto de esta ‘arteria’ del centro histórico y a otras calles como Beatas o Tomás Cózar: una franja central de losas de piedra de Sierra Elvira y dos franjas de pavimento en mármol.

Pese a no haber recibido ninguna información, los comerciantes están al tanto de las pretensiones del Ayuntamiento por las distintas informaciones publicadas por los medios de comunicación. “No nos han facilitado ninguna información de ningún tipo”, lamenta Ana Montalbán, propietaria de Salón Granada. Sin embargo, son conscientes del ‘planning’ municipal: comenzar las obras tras la Navidad, para tenerlas listas en seis meses.

Las preocupaciones de los comercios

Esa planificación no convence, en absoluto, al grueso de los comerciantes afectados, pues miran de reojo la obra de construcción de VPO en un solar en la margen izquierda de la calle. Una obra que, según han reconocido los propios responsables, se alargará hasta mediados de este año 2013. “Está claro que hay que hacerla, pero lo que no se puede hacer es iniciarlas mientras no han terminado las otras”, explica Montalbán. Lo mismo piensa Francisca Rojas, que regenta la Peluquería Málaga: “Si la van a parar o van a destrozarla con los grandes camiones que pasan es mucho mejor que no la empiecen”.

Si la van a parar o van a destrozarla con los grandes camiones que pasan es mucho mejor que no la empiecen

Y junto a esa preocupación por la coincidencia con las obras en la promoción de VPO, los vecinos tiemblan también por la ejecución en sí de los trabajos. Por el efecto que puede acarrear para sus negocios, enclavados en un lugar “clave” para el turismo del centro. María Isabel Bonoso, propietaria del ‘Rincón de la Biznaga’, recuerda las que se llevaron a cabo hace varios años en el otro tramo de calle Granada. “Ni avisaron y tuve que cerrar un día porque era imposible abrir; fue un mes de agosto muy difícil”, explica. En este caso, ella, junto con otros comerciantes, están indagando fórmulas para lograr beneficios fiscales como compensación.

En las otras obras, ni avisaron y tuve que cerrar un día porque era imposible abrir; fue un mes de agosto muy difícil

Pese a no estar de acuerdo con la ejecución, todos coinciden en la necesidad imperiosa de afrontar estos trabajos de remodelación, que, financiados con el Plan Integral de Turismo de Junta y Ayuntamiento, llegan con retraso. “La calle está asquerosa, la gente se cae en el pavimento y hay que hacerla”, precisa Ana Montalbán.

Los vecinos recuerdan a Beatas

Estos temores ante la coincidencia con otras obras son los mismos que expresan los vecinos del centro antiguo. Su presidenta, María José Soria, recuerda lo que ocurrió en calle Beatas hace unos años: “Se pavimentó con un suelo carísimo, muy bonito y que después se han hecho obras y, al no haber protegido el suelo, está igual de mal”. Soria hace hincapié en que habrá que restaurar el Palacio del Marqués de la Sonora y que, por tanto, tendrán que pasar camiones de gran tonelaje por lo que “durará bien lo que ha durado la calle Beatas”.

De acuerdo con los planes municipales, la cuenta atrás ha comenzado para estas obras. La inquietud de los comerciantes crece conforme se acerca la fecha. Aún esperan una explicación de las administraciones.

Sobre el autor

Redactor

Periodista. De origen jienense, pero con vida malagueña. El optimismo, mi mejor arma.

Número de entradas : 98

Comentarios (2)

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior