La rehabilitación del edificio de Correos se quedó en un cajón en 2010

  • El Gobierno central desistió de un proyecto definido de 10 millones tras la entrega a la Junta
  • El Ayuntamiento denuncia el abandono y abre la puerta a un uso privado, pero respetando la normativa urbanística
El Gobierno central tenía un proyecto de rehabilitación en 2010, que se abandonó. / T.M.

El Gobierno central tenía un proyecto de rehabilitación en 2010, que se abandonó. / T.M.

Había un proyecto de rehabilitación y con un presupuesto de más de 10 millones de euros. Hace ahora tres años, el Gobierno central contaba con todos los parabienes legales, incluida la licencia de obras, para iniciar la rehabilitación del edificio de Correos, hoy en un estado de abandono. Sin embargo, la transferencia al Ejecutivo andaluz como parte del pago de la deuda histórica hizo que se quedara en un cajón. Ante esta situación, el Ayuntamiento denuncia el abandono y abre la puerta a un uso privado, pese a que su prioridad es convertirlo en una gran sede administrativa.

Hace una semana en ‘Territorio Málaga’ se analizaba la progresiva degradación de dos de los particulares ‘rascacielos’ malagueños, al igual que otros muchos edificios, públicos y privados, diseminados por otras zonas. El caso del edificio de Correos es peor: el deterioro resulta aún más evidente, pues las mallas que protegen su fachada tienen muchos restos y cascotes que se han ido desprendiendo en los últimos años.

Ese estado se ha agravado en los últimos años, ante la pasividad de todas las administraciones. El Gobierno central contaba con la licencia de obras para rehabilitarlo con un presupuesto de más de 10 millones de euros, según ha desvelado esta mañana el concejal de Urbanismo, Diego Maldonado. Un proyecto que se quedó en agua de borrajas con la transferencia en el año 2010 al Gobierno andaluz, que, pese a reconocer que tenía sobre la mesa varios usos, sigue sin pronunciarse.

Uso público o privado

Ahora, el Ayuntamiento apremia al Ejecutivo andaluz para que retome la rehabilitación y le dé un uso. El equipo de gobierno municipal, que presentará una moción en el próximo pleno al igual que el grupo del PP en el Parlamento andaluz, cree que la mejor opción sería convertirlo en sede administrativa de la propia Junta (es uno de los usos que ésta se había planteado). Con ella, según el edil de Urbanismo, se cumplirían dos objetivos: ahorro de costes para el Gobierno andaluz (su gasto en alquileres de sedes es de 1,6 millones de euros) y cuidado de una zona muy degradada en pleno centro.

No obstante, está abierto a un uso privado, como un hotel o un centro comercial. Esta opción requiere de más pasos urbanísticos, pues habría que cambiar la utilidad pública actual y, además, justificarla de acuerdo al actual PGOU y a la normativa regional. La última palabra la tendría la propia Junta.

Sea como fuere, el deterioro es alarmante. No sólo en la fachada, que sufre problemas de estructura importantes, sino también en el entorno. A ello ha contribuido la acumulación de basuras, de pintadas en la pared o la concentración de ‘sin techo’ y ‘okupas’ en la zona, sin que ninguna administración haya hecho nada por evitarlo.

La Equitativa

La Equitativa, el otro 'rascacielos' en deterioro. / T.M.

La Equitativa, el otro ‘rascacielos’ en deterioro. / T.M.

El otro gran ‘rascacielos’ en un progresivo y alarmante deterioro es La Equitativa. Está en manos privadas, sin que haya aún un proyecto claro para su ocupación (hoy residen algunos vecinos en la parte superior. Pese a la normativa municipal, el Ayuntamiento sigue sin actuar para exigir la rehabilitación. En la ordenanza reguladora de la Inspección Técnica de Edificios (artículo 5), el incumplimiento del deber de conservación de las edificaciones o el ‘uso inadecuado’ puede conllevar, incluso, la expropiación del inmueble.

Ni esta medida, que supondría un coste municipal inasumible, ni ninguna otra que apremie a la iniciativa privada se han conocido en este tiempo, a pesar del mal estado en el que se encuentran los bajos comerciales y las primeras plantas de esta edificio construido a mitad del siglo pasado.

La administración local se mantiene a la espera de la iniciativa de los propietarios del edificio. El concejal de Urbanismo alega “ciertos movimientos” de estas empresas para mantener su uso residencial, pero no concreta ni fechas, ni proyectos concretos. “Esperamos que se pueda hacer pronto y que se animen a dar el paso definitivo”, explicaba esta mañana.

Edificios abandonados

Estos dos edificios no son, en absoluto, los únicos abandonados en la ciudad. Son muchos los que pueblan el distrito centro, con la crisis económica y el consiguiente ‘crac’ del ladrillo como factores fundamentales. Calle Carretería es uno de los paradigmas de este problema que sigue sin encontrar una solución.

Desde el Ayuntamiento se limitan a recordar que existe una convocatoria de ayudas para la rehabilitación dotada con 3,2 millones de euros, destinada fundamentalmente al centro histórico y con el único objetivo de incentivar a los propietarios a invertir en esos edificios.

Sobre el autor

Redactor

Periodista. De origen jienense, pero con vida malagueña. El optimismo, mi mejor arma.

Número de entradas : 98

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior