“La Navidad y el inicio de rebajas están siendo buenos para el pequeño comercio del centro”

El presidente en funciones de la asociación de comerciantes, Juan Pablo Maqueda, en la calle Nueva. / T.M.

El presidente en funciones de la asociación de comerciantes, Juan Pablo Maqueda, en la calle Nueva. / T.M.

La liberalización de horarios en el centro ha sido aprobada por el Gobierno andaluz, con una reducción temporal y espacial considerable respecto a la propuesta municipal. Los pequeños comerciantes de la zona así lo reclamaban. Para tratar este asunto y otros temas como las rebajas, la seguridad en las calles o las previsiones futuras del sector, ‘Territorio Málaga’ entrevista al presidente en funciones de la Asociación Centro Histórico, Juan Pablo Maqueda. En ella, reivindica el valor del comercio tradicional para mantener “viva” la ciudad y sus barrios y señala las buenas señales para los establecimientos de la zona en el último mes gracias al buen tiempo.

T.M.: Comenzamos por el tema más actual: la zona de gran afluencia turística. Se ha aprobado definitivamente la propuesta de la Junta, con la que se reduce la planteada por el Ayuntamiento y elimina a 4 grandes centros comerciales… ¿El balance de los comerciantes es positivo? ¿Están satisfechos?

En principio estamos satisfechos. Se podría haber puntualizado, se podría haber ampliado o haber barajado la opción de la temporalidad. En la propuesta, está muy limitada. Es escasa y atípica, porque en Semana Santa y Feria de Agosto, Málaga se multiplica por tres en cuanto a habitantes se refiere, pero no se trata de un turismo de compra. La mayoría de las tiendas no abre. Aún así, es interesante la tendencia de los últimos años en el Sábado Santo. Es un día muy bueno para el negocio. A los ciudadanos les gusta pasearse, ver el mercado… La conclusión es que ese día el centro se llena de público y se hacen muchas ventas, de las que el 70 % proceden de forasteros.

En principio estamos satisfechos con la zona de gran afluencia turística, pero se podría haber puntualizado la temporalidad, porque está muy limitada

T.M.: ¿Es cierto que esa liberalización de horarios en el comercio puede crear empleo, puede ser un revulsivo?

Eso está demostrado que no. Nosotros tenemos una encuesta fehaciente hecha a pie de establecimiento. Sobre 1.200 afectados en la medida primera que planteaba el Ayuntamiento, alrededor de 700 establecimientos coincidían en lo mismo. No se crearía empleo. Porque surge un problema: los establecimientos suelen ser muy especializados y, por tanto, para abrirlo a quién contrato. ¿Le doy las llaves de mi negocio a un extraño o me veo en la obligación de acudir yo? Y en este sentido yo lo que le pregunto a las personas que lo defienden es cómo se lo explicarían a sus hijos, cómo le explicarían que no le van a ver… Quién duda de que un comerciante, que vive del comercio, se va a negar si hay una sola opción de negocio. Está demostrado que es inviable económicamente. Si a mí una administración me dice que hacemos una prueba durante tres meses y todo lo invertido en abrir esos días me lo devuelven, no habría problema. Pero las pruebas se hacen con gaseosa.

T.M.: Al margen de esta medida, ¿cómo está capeando el temporal el pequeño comercio del centro?

Hay quien ha tenido que bajar la puerta después de muchísimo tiempo y la crisis le ha podido. Otros se han reinventado, especializándose más, abaratando y reduciendo el gasto. Sin embargo, el inicio de las rebajas y la Navidad sí han sido buenos. Y es que en Málaga influye mucho el tiempo que haga. Si el día está bien, a pesar de que el centro tenga los aparcamientos más caros de Andalucía, se viene al centro. Al malagueño le gusta mucho pasear, ir de tiendas. Ese público tan fiel, gracias a la oferta de calidad absoluta y de atención pormenorizada que se le ofrece, lo hemos perdido si el día amanece lloviendo. Porque muchos de ellos piensan: me voy a un establecimiento donde el aparcamiento es gratis, donde no tengo que llevar al paraguas abierto, no voy a pisar charcos… El tiempo ha salvado la temporada a muchos establecimientos. Ha sido un buen empujón, también  moral.

El inicio de las rebajas y la Navidad sí han sido buenos para el comercio; el buen tiempo ha salvado la temporada

T.M.: La crisis ha pasado factura en todo este tiempo al comercio… ¿Es positivo el balance entre aperturas y cierres?

Me consta que la cantidad de establecimientos se van incorporando es aceptable, es considerable. Aún así, siguen existiendo muchos locales disponibles. A esos que han iniciado la actividad, hay que alabarle el esfuerzo en un momento tan difícil. Han utilizado muchos de ellos el cobro anticipado de la prestación del paro, ayudas familiares…

T.M.: ¿Es suficiente el apoyo desde las administraciones al pequeño comercio del centro?

La palabra apoyo no la he escuchado nunca en ningún responsable público… Puede haber una colaboración puntual en algún aspecto. Pero no sólo porque estemos en crisis, porque cuando no había crisis también veíamos que se nos prestaba muy poca atención, aún partiendo de la base de que el último eslabón del turismo es la calle. Y nosotros seguimos preocupándonos de que nuestros comercios estén adecentados y den un buen servicio. Nosotros somos la vida de la ciudad.

T.M: Respecto a la seguridad, ¿han sufrido un incremento de robos, motivados por la crisis?

Afortunadamente, los tirones han descendido considerablemente… Estaba tipificado como hurto y ahora es un delito. Ahora son carteristas o ‘descuideros’. Pero ha descendido mucho, también gracias a la labor de las Fuerzas de Seguridad. Sigue habiendo hurtos, pero ha descendido.

Los problemas de seguridad han descendido muchísimo en el centro, aunque sigue habiendo hurtos

T.M.: ¿Cómo valoran las infraestructuras en la zona centro? ¿Se sienten satisfechos con el estado actual?

Desgraciadamente hay zonas como la de los Arrabales (Carretería y aledaños), donde queda todo el trabajo por hacer. Mire, la persona que llegue al centro y vaya al mercado central verá el número de camiones que impiden la salida, el acerado sucio… Si va a Carretería al Museo del Vino verá el mal estado de la zona, los solares abandonados… Y si visita el Museo del Vidrio, en la zona de El Molinillo, más de lo mismo. Lo considerado como la ‘almendra’ del centro tiene pocos fallos porque se trata de una obra muy reciente. Pero si de calle Larios andas cien metros llegas a calle Nueva, donde siguen existiendo puestos ambulantes, las losas están sueltas… Y si andas otros treinta metros más, llegas a calle San Juan donde te rompes un tobillo.

T.M.: ¿Es la limpieza un problema? ¿Cuál es la situación actual?

Va como la suerte, por barrios… Hay zonas y zonas. Como le decía, la de la ‘almendra’ también es la más visitada, la más concurrida y es lógico que haya más esmero tanto en la vigilancia, como en la limpieza. Pero hay otros establecimientos en zonas que están dejadas de la mano de dios en todos esos aspectos. En términos generales, está muy bien, pero sólo nos queda terminar con lo que se inició (peatonalización y mejora de la zona centro). Porque los impuestos son los mismos para todos.

Mientras en la zona de la ‘almendra’ hay más esmero, hay otras zonas del centro que están dejadas de la mano de dios

T.M.: Mirando al futuro, ¿qué previsiones tiene el pequeño comercio?

Sería mejor hablar de esperanza, que es lo último que se pierde. Tenemos la esperanza intacta. Los que podamos resistir, resistiremos. Desde la Asociación vamos a tratar de que el dinamismo no falte en el centro. Tenemos proyectos a corto plazo, para primavera-verano, con el objetivo de que nuestras tiendas sigan teniendo atractivo turístico. Seguiremos trabajando para el cliente que es el que nos mantiene, el que mantiene viva la ciudad. La ciudad está viva porque estamos las tiendas.

Sobre el autor

Redactor

Periodista. De origen jienense, pero con vida malagueña. El optimismo, mi mejor arma.

Número de entradas : 98

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior