Preocupación vecinal por la inseguridad en un enorme solar en calle Gigantes

Una mujer se dispone a pasar con su hijo junto al solar en calle Gigantes. / T.M.

Una mujer se dispone a pasar con su hijo junto al solar en calle Gigantes. / T.M.

Lleva más de una década sin construir y hoy es un problema de seguridad para los vecinos. El enorme solar de la calle Gigantes, en el que estaba previsto que se construyera una de las promociones de las fallidas Tecnocasas del Ejecutivo andaluz, es un quebradero de cabeza para los residentes de la zona y los comerciantes. La valla fue derribada y partida por el viento hace tres semanas y, pese a los repetidos avisos al Ayuntamiento, hoy se convierte en un peligro para los viandantes. Una parte ha sido anclada por uno de los empresarios de la zona, a la espera de una solución para evitar males mayores.

Hay que remontarse a 2002, cuando el Ayuntamiento proyectó un aparcamiento (una infraestructura que reclaman repetidamente los vecinos) para este enorme solar en una calle perpendicular a Carretería. Ante la indecisión municipal, fue cedido en 2005 para la construcción de viviendas protegidas para jóvenes del sector tecnológico (las ya conocidas como Tecnocasas). Se trataba de una iniciativa que se extendía a otras zonas de la ciudad, como Las Lagunillas. Casi ocho años después de ese acuerdo, no ha habido ni un solo avance y el solar sigue ahí, aún con la licencia de obras del Ayuntamiento otorgada en abril de 2012.

La valla del solar

Valla caída y con filos cortantes. / T.M.

Valla caída y con filos cortantes. / T.M.

El problema llega con el vallado del solar. Después de años esperando a darle un uso a un terreno que acumula basura y que genera una mala imagen en la zona, el intenso viento en una jornada hace unas tres semanas hizo volcar la protección metálica. Según explican vecinos y comerciantes, cayó hacia la calle, con el consiguiente peligro para los viandantes. Acudieron los bomberos que, según explica Dolores Muñoz, que regenta el mesón ubicado justo enfrente, no terminaron de arreglarlo.

Uno de los vecinos se ha visto obligado a anclar al suelo, de manera provisional, una de las partes de la valla ante la inacción municipal y por el riesgo de que se volcara de nuevo. En este tiempo, han sido numerosas las llamadas efectuadas a los servicios del Ayuntamiento, sin que se haya dado una solución. “Ya no sabemos ya ni a quien llamar ni a quien dirigirnos”, explica Dolores con resignación.

Los vaivenes causados por el viento han roto partes de esta valla metálica, convirtiendo sus extremos en afiladas ‘cuchillas’ que, según relata Mustafá, de la Frutería Gigante, han causado heridas a varios niños en las piernas y en las manos. Se trata de una calle de mucho paso perteneciente a la zona de La Goleta hacia Carretería y, por ende, el centro de la ciudad.

Como no se arregle antes de Semana Santa, aquí puede haber una desgracia

Semana Santa y obras

Ante esta inacción del Ayuntamiento, los vecinos miran el calendario con mucha preocupación. La Semana Santa se acerca y esta es “una calle que está llena todos los días” para contemplar las procesiones en Carretería, una de las zonas más tradicionales. “Como no se arregle aquí puede haber una desgracia”, advierte Dolores.

Esta denuncia surge en una calle en la que la administración local tiene previsto actuar. De hecho, el objetivo era que las máquinas entraran a principios de año y aún no ha habido ningún movimiento. Con una inversión de casi 450.000 euros, sustituirán canalizaciones, pavimento y arreglarán el cableado tanto en la calle Gigantes como en la zona de influencia (Viento, La Goletera, Cobertizo de Malaver o Nuño Gómez).

Sobre el autor

Redacción de TerritorioMalaga.com

Número de entradas : 63

Comentarios (3)

  • Angelines Viñas.

    Ojo, no olvidar que en ese solar hay un yacimiento arqueológico. Ya sé que ese tema es tabú por culpa de la lentitud de la Administración para su estudio. Pero después de 10 años de abandono sería muy triste que por las prisas corriéramos un tupido velo de hormigón armado sobre ese yacimiento,como se está haciendo en otros muchos lugares. Arreglemos la valla pera que no haya peligro para los viandantes, claro, pero actuemos con respeto, eficacia y rapidez en los restos que allí puedan haber.

    Responder
  • Carmelo Medina

    Lamentablemente, Angelines, en este país los rastros de la historia pasada no interesa a nadie. En cualquier otra parte, ante el superávit de edificios abandonados que se da en el centro, se aprovecharía para realizar una sencilla intervención arqueológica, dejar al descubierto las partes más interesantes y poner una pasarela de cristal por encima para aprovechar ese solar como una plaza pública… Ya se ha hecho en muchos lugares, incluso en este país, en Valencia, con los restos romanos encontrados detrás de la catedral cerca de la plaza de la Virgen. Este deseo de conservación y vocación al servicio del público de los encargados de gestionar la ciudad es algo que deberíamos copiar de otras ciudades.

    Responder

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior