Las pilonas serán historia en el centro

Las pilonas llevan instaladas desde 2009. / T.M.

Las pilonas llevan instaladas desde 2009. / T.M.

Tres años y medio y una gran inversión después, las pilonas del centro antiguo de la ciudad serán historia. Los accidentes sufridos por varios conductores en las últimas semanas han sido el detonante para que el Ayuntamiento decida su retirada para sustituirlo por un sistema de control a través de fotografía de las matrículas. Ante esta decisión, los vecinos, que en su momento protestaron ante su colocación, temen que sea abrir la puerta nuevamente al tráfico privado tras años de incomodidades por parte de los residentes.

Se instalaron en junio de 2009 como colofón al proceso de peatonalización progresiva de numerosas calles del centro y con la oposición inicial de los vecinos por las molestias ocasionadas. Durante este tiempo han sido numerosos los accidentes surgidos por desconocimiento de los propios conductores, por incumplimiento de la prohibición del paso o por fallo técnico del sistema. El último más importante se produjo hace casi un mes en la calle Molina Lario, junto a la Catedral, tras el cual una mujer sufrió varias fracturas en el brazo y daños cuantiosos en su vehículo.

En su momento el Ayuntamiento desembolsó casi medio millón de euros para su instalación y ha ido invirtiendo 200.000 euros anuales para su mantenimiento. Ahora, anuncia que lo retira alegando que, pese a esas cantidades, era una medida temporal que, a la postre, tendría que ser suspendida. El alcalde ha defendido que ya ha cumplido su cometido pedagógico en los conductores y, por tanto, no tiene sentido su mantenimiento.

Vecinos y oposición

Este anuncio ha generado inquietud entre los vecinos del centro antiguo. Temen que pueda ser un paso atrás en lo conseguido hasta ahora durante el proceso de reducción del tráfico privado en la llamada ‘almendra’ de Málaga. María José Soria, presidenta de la Asociación Centro Antiguo, advierte de que las palabras del alcalde pueden reflejar una intención de abrir sin ningún control. “Si dice que quiere evitar que sea molesto para las personas que vienen de fuera de la ciudad nos tememos que se pretenda abrir de nuevo al centro a todo el mundo”, recuerda.

Si lo que quieren es agilizar la carga y descarga y permitir el paso a todo el mundo hacia el centro no estaremos de acuerdo

Los vecinos no quieren que se eche por tierra todos los logros, en lo que a reducción del tráfico se refiere, conseguidos hasta ahora. Sobre todo, después de los quebraderos de cabeza e incomodidades causados por este controvertido sistema, especialmente, en los primeros meses desde su puesta en funcionamiento. “Si lo que quieren es agilizar la carga y descarga y permitir el paso a todo el mundo hacia el centro no estaremos de acuerdo”, afirma María José.

La oposición municipal también ha criticado esta decisión. Mientras el PSOE habla de “falta de planificación” y de “derroche” en la instalación, desde IU se lamenta que se ha desaprovechado una oportunidad “para avanzar hacia la peatonalización” y se llama a una reunión de todas las partes (colectivos implicados y grupos políticos) para consensuar nuevas medidas.

Aún está por ver cómo se llevará a cabo este proceso de eliminación de las pilonas y si éste, tal y como temen los vecinos, puede ser el comienzo de una nueva reapertura del centro al vehículo privado.

Sobre el autor

Redacción de TerritorioMalaga.com

Número de entradas : 63

Comentarios (2)

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior