Quejas vecinales por el abandono de la antigua sede de Cruz Roja en La Trinidad

  • “Es uno de los mayores criaderos de ratas de todo el centro”, advierte Juan Romero
Fachada del edificio en el número 11 de la calle San Pablo. / T.M.

Fachada del edificio en el número 11 de la calle San Pablo. / T.M.

“Es uno de los mayores criaderos de ratas de todo el centro de Málaga”. Así de rotundo se muestra Juan Romero, presidente de la Asociación de Vecinos ‘Trinidad-Centro’, mientras señala al número 11 de la calle San Pablo, en una esquina de la plaza con el mismo nombre. Es la antigua sede de Cruz Roja en el barrio, que hoy se mantiene cerrada y en manos del Ayuntamiento. Los residentes reclaman una solución porque está generando muchos problemas en todo el entorno.

El problema de solares y edificios abandonados castiga a La Trinidad desde hace años. Los vecinos se han acabado acostumbrando, en cierta manera, a que las calles estén salpicadas muchas veces o por terrenos sin construir o por construcciones sin uso y en continuo deterioro. Sin embargo, hay casos que les preocupan y uno de ellos es esta construcción justo al lado de la iglesia de San Pablo.

Este bloque, que es de titularidad municipal, está hoy junto a un enorme solar. La puerta principal y la de los balcones están tapiadas y selladas, pero el abandono interior hace que las ratas sean unos ‘huéspedes’ habituales allí. Así lo explica Juan, que lamenta que el Ayuntamiento no haya emprendido ninguna iniciativa para darle un uso definitivo a este edificio o, al menos, haberlo rehabilitado.

La historia

Primero empezó siendo la sede de la peña trinitaria ‘El Cenachero’. Más tarde estuvo ocupado por Cruz Roja y hace tres años fue cedido a la asociación Arrabal. Ésta accedió a una cesión del uso ofrecida por el propio Ayuntamiento para un periodo de 20 años. En un principio, iban a trasladar allí su sede, que hoy está ubicada en la calle Sevilla del mismo barrio de La Trinidad. El objetivo era ganar sitio en unas instalaciones con cinco plantas y 840 metros cuadrados de superficie construida, permitiendo que sirviera como punto de encuentro de organizaciones sociales y asociaciones vecinales del distrito centro que no contaban con espacio propio para sus actividades.

Sin embargo, no fue así. Desde el colectivo explican a ‘Territorio Málaga’ que comenzaron con unas labores de limpieza interior y la contratación de un seguro de responsabilidad. Sin embargo, el análisis más exhaustivo del estado del edificio concluyó que éste necesitaba derribarlo y ponerlo en pie de nuevo puesto que la estructura estaba dañada en sus cimientos. La inversión necesaria para esa obra rondaba el millón de euros, algo que era “inalcanzable” para ellos.

Es por eso que la asociación lo ha devuelto al Ayuntamiento, que aún no le ha dado un destino concreto. Ante esta situación, los vecinos piden que se le dé un uso para algún colectivo que lo necesite. Todo para evitar que siga siendo “un gran criadero de ratas” en pleno barrio de La Trinidad.

Sobre el autor

Redacción de TerritorioMalaga.com

Número de entradas : 63

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior