La alargada sombra de la huelga de basura en el centro

 

El antecedente es de 2002, donde la huelga de basuras causó estragos. / Cyberfrancis

El antecedente es de 2002, donde la huelga de basuras causó estragos. / Cyberfrancis

La de la huelga de basura es una sombra alargada. Muy alargada, que se cierne sobre la ciudad a escasas tres semanas de la Semana Santa. El conflicto mantenido entre empresa y sindicatos de Limasa, firma mixta que se encarga del servicio, puede desembocar en un paro. Ni las negociaciones previas, ni la intermediación de un árbitro independiente ha conseguido, por ahora, cerrar un acuerdo que despeje todas las dudas.

Por qué no hay acuerdo

Este enfrentamiento tiene los descansos semanales y las vacaciones como escenario principal, pero la negociación del nuevo convenio colectivo como telón de fondo. En torno a los dos primeros asuntos, no hay acuerdo, pues los trabajadores no aceptan la propuesta de modificación del sistema actual para reducir hasta 6 millones de euros el gasto en contratación de personal eventual. El último planteamiento de la dirección de la firma (participada en un 49 % por el Ayuntamiento y en un 51 % por Sando, Urbaser y FCC), en el que ha reducido de forma importante las cifras iniciales, sigue sin convencer al comité.

Antecedentes

El origen de este enfrentamiento hay que ubicarlo también en febrero de 2012. Fue ahí donde, en el último minuto, el Ayuntamiento consiguió parar, con una amenaza velada de un ERE en la empresa, una convocatoria de huelga ante la falta de acuerdo sobre el incremento salarial de la plantilla. Se logró un pacto en el que ambas partes cedieron: un incremento salarial para 2012 del 0,5 % (y no del 2 % como se establecía en el convenio) o la eliminación de la cláusula en la que un trabajador de baja cobraba las pagas extras.

Cuándo convocarla

Tras semanas de conversaciones infructuosas, los plazos comienzan a acortarse. El próximo viernes habrá una nueva reunión con el árbitro nombrado por la Junta, Jesús Cruz Villalón, para alcanzar un acuerdo ‘in extremis’. A priori, la plantilla ya tiene prevista una reunión el próximo sábado para decidir qué decisiones tomar. Pese a su intento por llegar a un acuerdo, la huelga ya planea y no la descartan como medida de presión. Este paro se produciría a tan sólo tres semanas de una de las semanas grandes de la capital (la Semana Santa), en la que el centro es visitado por miles de personas a diario.

Cómo afectaría al centro

Los antecedentes no son halagüeños. En 2002 tuvo lugar una dura huelga en la que fueron detenidas 38 personas, presuntamente relacionadas con la quema de contenedores (se incendiaron unos 600), y con la que se acumularon más de 4.000 toneladas de desperdicios en las calles. Pero si se fija la vista en el calendario más reciente, los paros en la localidad de Rincón de la Victoria o las capitales granadina y sevillana acarrearon multitud de quejas de los vecinos por la acumulación de restos en las calles.

El distrito centro es una de las zonas con más paso de la ciudad y es por eso que una huelga afectaría de forma muy importante. Además, la cercanía de la Semana Santa es un factor añadido.

Sobre el autor

Redacción de TerritorioMalaga.com

Número de entradas : 63

Comentarios (4)

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior