Reclama una vivienda social para evitar vivir con sus padres toxicómanos junto a sus dos hijos

  • Tiene 23 años y no cuenta con ayudas por lo que ha tenido que volver a casa de sus familiares con sus hijos
  • Lleva conviviendo con ellos dos años, en los que ha sufrido peleas y numerosos problemas
La joven pareja, de espaldas, junto a Juan Romero, presidente de la asociación vecinal. / T.M.

La joven pareja, de espaldas, junto a Juan Romero, presidente de la asociación vecinal. / T.M.

Tiene 23 años, dos hijos (de 6 y 2 años) y una vida muy complicada a sus espaldas. Ella, que quiere mantener el anonimato en este reportaje, reclama una salida a su situación. Lleva dos años viviendo con sus padres toxicómanos en La Trinidad después de que se quedara sin cobrar ninguna prestación y no tuviera dinero para pagar el alquiler de su vivienda en Churriana junto a su pareja. Hoy pide que se agilicen los trámites para obtener una vivienda social con la que rehacer su vida.

Lleva dos años conviviendo con sus padres por obligación. El origen: la retirada de la ayuda familiar a ella y su pareja, lo que les obligó a abandonar el piso de Churriana en el que vivían de alquiler. “Por necesidad tuve que ir a casa de mis padres, que son toxicómanos, con mis dos niños”, explica. La razón es que en la casa de la familia de su pareja, un pequeño estudio en Churriana, falta espacio para ellos cuatro.

En estos dos años de convivencia con sus padres, han surgido numerosos problemas y peleas. “Me ha criado mi abuela de pequeña por este problema, pero como ya ha fallecido he tenido que acudir por necesidad”, relata. En este tiempo solicitaron al Ayuntamiento una vivienda social para poder realojarse de nuevo, aún sin éxito.

Por necesidad tuve que ir a casa de mis padres, que son toxicómanos, con mis dos niños

Pero el detonante surgió hace casi dos semanas. Ambos llegaron a la vivienda después de recoger a los niños del colegio. Hubo una discusión sobre la escolarización de los pequeños. La madre trató de taparle la boca, mientras que el padre intentó agredir a la pareja que quiso mediar en el enfrentamiento, según el relato de los dos. Presentaron una denuncia y tras unas horas en las que la madre estuvo retenida, ellos retiraron la acusación, tal y como refleja la resolución judicial.

Ante esta situación, reclama una vivienda social para cerrar este capítulo. Esta joven familia ya ha sido valorada por el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) y está en una lista de espera en la que hay otros tres ‘aspirantes’ más del barrio de La Trinidad, según confirman desde el colectivo vecinal. “Sólo quiero una casa para estar juntos, con mis dos hijos, y olvidar esta situación de una vez”, explica.

Un problema de vivienda

Desde la Asociación de Vecinos ‘Trinidad-Centro’ se está mediando para tratar de acelerar un proceso para el que no hay unos plazos concretos. Conforme los inmuebles disponibles se van quedando libres, se van entregando por orden de prioridad. Aún estando en la lista de espera no se le ha ofrecido una fecha más o menos concreta para la entrega de las llaves.

Hay un problema importante de vivienda, una demanda enorme

A pesar de esa incertidumbre, ya es casi un logro estar en este grupo. El acuciante problema de vivienda de muchas familias en la ciudad han hecho que los criterios se hayan endurecido para dar respuesta a los casos más prioritarios y urgentes. “Hay un problema importante de vivienda, una demanda enorme”, resalta Juan, presidente del colectivo vecinal, que lamenta que no se construyan más inmuebles para dar respuesta a ello.

Sobre el autor

Redactor

Periodista. De origen jienense, pero con vida malagueña. El optimismo, mi mejor arma.

Número de entradas : 98

Comentarios (2)

Deja un comentario

Desplácese hasta la parte superior